noviembre 08, 2004

Deja Vu.

Desde el día sábado estaba con un malestar en el estómago, lo sentía pesado, y un poco hinchado. Por ello no pude dormir bien desde el sábado en la noche hasta hoy, lunes.Pensaba que se debía sólo a algo que me cayó un poco mal o pesado; llamé al médico, quien me dijo que con un antiespasmódico todo andaría bien.En la tarde mi madre dijo que tenía cara de muerto, así que me pidió una hora con el doctor, quien me trató en 1999, y partimos a la consulta, yo le decía que no era necesario, puesto que sólo me diría que es una gastroenterítis, y con una dieta liviana ya pasaría todo.Mientras esperábamos mi turno, insistía en decirle que el médico no diría nada. Pero una vez dentro las preguntas, su examinaciones, no me preocuparon, sólo su diagnóstico, cuando me dice que me realice los mismo exámenes que hace cinco años. Por lo tanto se viene ese deja vu, será nuevamente lo mismo, creo que de alguna forma si, el rostro, el silencio, el sentimiento de preocupación y pena que había en mi madre.Estaba presente la imagen de un día de octubre de 1999, cuando ella conducía el auto cuando salíamos de la clínica, mientras sus lágrimas caían por su rostro me decía que todo iba a estar bien, que la enfermedad no nos ganará. Yo, tratando de consolarla, de decirle que no se preocupe, aunque dentro mío también había un temor, un dolor escondido, unas lágrimas escondidas. Sin embargo, el evitar ver sufrir a mi madre no me permitía, no me daba permiso para llorar, tenía que ser fuerte. Aunque en verdad eran ellos quienes me apoyaban, eran ellos quienes me daban fuerzas, el evitar el dolor ajeno, no me permitía sentir.Ya mañana comienzan los exámenes, son varios y tomarán varios días, como también el esperar sus resultados. Días que serán para mi madre, mi familia y también para mí, largos y con mucha preocupación. Serán dias de ansiedad, de silencio, nadie, ni yo querrá hablar de qué podrá pasar, el futuro es incierto, produce miedo, es mejor arrancar del futuro, quizás es más fácil que escapar del pasado, al menos ya lo conocemos. Hay más certezas.Bueno, el mañana aún no es, pero por eso mismo es mucho, son muchas cosas, son demasiadas posibilidades, y por ello es difícil.Mañana les cuento que fue el mañana.

Lecturas... Pablo Simonetti.

Siempre he pensado si no hubiese estudiado Historia o Ciencia Política, mi elección habría sido Literatura. No para ser un crítico, ni analizar la fonética, ni el curioso origen de las palabras, etcétera. Sino por el placer de la lectura, el adentrarse en las vidas de los personajes, el sentir cómo ellos, soñar con ellos, y cuando se deja el libro, uno continúa inmerso en ese mundo. En fin, disfrutar este bendito placer, la lectura.Hace pocos días terminé de leer a Pablo Simonetti, Madre que estás en los cielos y Vidas vulnerables, los que recomiendo a cualquiera. Tienen ese encanto de la lectura, logra que uno llegue a sentir como los personajes. Tiene una prosa bien cuidada, al igual que el uso lenguaje. Los que no demuestran que quien escribe es un ingeniero.Una de las cosas que me ha llamado la atención en los libros de Simonetti, es que logra posicionar a los homosexuales como personas que no tienen porque demostrar su sexualidad en su forma de vestirse, ni tener gestos amanerados, sino que son uno más dentro de la sociedad. Y coloca a los homosexuales en una condición sexual, que se practica en la intimidad, sin que ello influya en sus otros quehaceres, como lo hace con Andrés, el personaje homosexual de su novela.La historia es buena, aunque a ratos se torna un poco recargada de dolor, y uno podría quedar al terminar la lectura con la sensación de haber leído el guión de una teleserie venezolana. Ahí peca de sobrecargarla, aunque en los dos primeros tercios parece una historia creíble.La lectura, como lo dije es fácil en su prosa y vocabulario, sin embargo, la división en tantos capítulos y con muchos racondos a veces se torna un poco difícil de seguir la historia.Este sería algo como la recomendación de lectura de la semana.Suerte

noviembre 07, 2004

Exijo casarme y ser padre.

"Exijo casarme y ser padre" J. M. Villouta... Siempre me ha sido difícil adoptar una posición acerca de la adopción para parejas homosexuales o lésbicas.Aquí creo que se enfrentan dos derechos, el primero es el de los niños a ser criados en una familia heterosexual. Y el segundo el de las parejas homosexuales o lésbicas a adoptar, ¿existe este derecho?. Entonces ¿cuál de ellos tiene prevalencia por sobre el otro?.Creo que la decisión pasa por una cuestión cultural, mientras exista una mayor amplitud de criterio, podría darse. Puesto que una mejor o peor crianza de los niños no pasa por la condición sexual de quienes los críen, sino por el cuidado y preocupación sobre ellos.Aunque estas ideas se enfrentan con mi fuero interno, en donde soy reacio a este argumento. Pienso que que lo mejor para el infante es que se crie en un ambiente heterosexual, no porque los niños pudieran desarrollar conductas homosexuales o lésbicas. Sostengo que la condición sexual está dada desde el nacimiento, por lo cual no es una opción. Sino por dos puntos, el primero es que los niños/as pueden ser discriminados. Por esto creo que el cambio es cultural. Y el segundo punto es que, las parejas homosexuales por naturaleza no están en condiciones físicas de procrear. Por lo cual ¿hasta qué punto existe el derecho a adoptar?.Estas son sólo ideas que con el paso del tiempo pueden cambiar, y la pregunta en sí aún no logro resolver, por esto le seguiré dando vueltas.Volviendo al título de este blog, debo reconocer que cuando leí el titular, donde Villouta lo decía, pensé ya está hablando huevadas..

Aún trabajando y estudiando.

Un amigo me acaba de decir que pare de hacer tantas cosas, no es la primera persona que me lo dice, y tampoco es la primera vez que respondo que el próximo año me dejaré más tiempo libre para mí. No comprmeteré a hacerlo, porque lo más probable es que no lo haga, aunque sí trataré de estar más libre. Porque ahora estoy al borde del colapso con pocas horas de sueño, con poco tiempo para compartir, etcétera.Me dice que sólo es cuestión de decir "no", pero por qué me cuesta decir tanto no?.Al menos en unas horas más tendré "un poco de descanso", ya que iré al Cerro san Cristóbal a ver nuestra ciudad, espero que no esté cuebierta por el esmog. Lo puse entre comillas debido a que es por una cuestión de trabajo, no porque yo quisiera.Esto implica que cuando esté allá también estaré presente en mi casa, las preocupaciones sobre lo que tengo que hacer me seguirán.Bueno chic@s, los dejo, ahora continuaré con Locke, y otras cosas.Suerte a todos y todas.

noviembre 05, 2004

Locke.

Ya ahora sí que sí, ya es tiempo que continúe con John Locke, llevo mucho rato en el blog, y me queda demasiado por corregir y ya morfeo me llama, pero antes termino con Locke.
Buenas noches.