agosto 29, 2005

Sorpresas te dan las personas...

En febrero me fui de vacaciones a La Serena con mis hermanos. No les contaré la historia completa porque eso forma parte de algunos post's anteriores Fue no más, hablamos,I dont know anything, y Incertidumbre... si hoy fuera mañana. . La cosa es que una vez en Santiago lo llamé, y nos juntamos en varias ocasiones, en un momento me dijo que estábamos andando. Yo, un poco pueril creí y me puse super contento, onda andaba en las nubes. Estaba enamorado, sí, fuerte, pero era así.
Las veces que conversamos me contó cómo era, las cosas que le gustaban, las que no, su infancia, sus rollos, etcétera. En ese momento dije, complicado, pero me gusta y hace mucho tiempo que no me sentía así. ¿Arranco o me quedo?. Opté por lo segundo y tratar de jugármela al máximo, quería que saliéramos, que fuéramos a comer, no sé estar harto tiempo juntos, que se diera una relación.
Unas semanas después sentí que había cambiado, que no era lo mismo, cuando terminábamos, de hablar por teléfono ya no decía un beso, sino que un abrazo; una vez que fui a su departamento me dijo que si hubiese llegado más tarde se hubiese ido a la casa de su mamá o al gimnasio. Sentía que la cosa no estaba funcionando muy bien, que tal vez necesitaba tiempo, que tal vez iba muy rápido. Insistí, me la voy a jugar, eso implicaba esperar.
Pero nada, no pasaba absolutamente. Conversé con mis amigas/os y me decían olvídate, te está haciendo mal. No te ofrece nada, pero porfiado esperé, y nada.
Entonces, armándome de fuerzas dije esto se acabó. Lo único que me interesa es que me devolviera mis cosas, -como no tenía tiempo- que las dejara con el conserje del edificio. Dijo que no, que nos juntáramos. Entonces llamé y fijamos un día en el cual me devolvió las cosas, ninguno de los dos manifestó sentimiento, ni emoción.
Yo tenía ganas de darle un abrazo, de decirle que le extrañaba, que quería que estuviéramos juntos. Me contuve. Será por eso que algunos llaman dignidad, o por cobardía a mostrar lo que realmente sentía. Al final no lo hice.
Sabía que ese sería el último momento en que nos veríamos, que nos juntaríamos. Hasta ahora ha sido así. A veces nos econtramos por messenger y 'hablamos'. Siempre pensé que podría darse esa segunda oportunidad, aunque pensaba que ello era una estupidez, pero emocionalmente quería que existiera esa ocasión.
Un día nos encontramos en messenger me preguntó si estaba con alguien, le dije que no, que después de dos IF's -Intentos Fallidos- no quería cansarme ni agotarme nuevamente. Como era de suponer hice la misma pregunta, me dijo que no, que estaba mal porque últimamente no lo había pasado bien y que había alguien que le estaba dando vueltas en la cabeza. Resultó que estaba pensando en esa persona mientras estuvimos juntos, y que nunca tuvo la valentía para decirme que le gustaba esa persona. En cambio, me decía que yo me merecía una mejor persona, ahora pienso que tenía razón. Era más fácil decir eso que no me gustas; es más fácil decir no tengo nada claro que no quiero estar contigo; más fácil es decir me asusté que no quiero.
Ahora me dice que esa persona no no era importante, pero cómo no, si todavía le da vueltas, todavía piensa en ese personaje.
Hoy hemos vuelto a hablar, me había dicho que no valía la pena, pero revisé el correo y me había enviado un chiste, que era una cadena. Ustedes ya saben lo que pienso de las Cadenas. Me conecté al messenger y ahí estaba. Me contó que su inquilino se iba, duró un mes, quizás. Dijo que prefería estar solo, y también en lo amoroso.
Dijo que no había tenido una relación, ni pololeo, y que algo había sido lo más cercano a aquello. Yo, idiota, pensé que se podría referir al tiempo que estuvimos saliendo. Pero no, ni siquiera piensa que el tiempo que estuvimos 'juntos' alcanzó para eso. ¡Puta qué pena!
Ahora dice que no estábamos juntos, siendo que me dijo que estábamos saliendo. ¡K.O.!
Hace algunos días me contó que esa persona no le atraía mucho porque le decía cosas que no le gustaban, como que era malo; pensé en decirle que por algo se lo decía. Pero no quería herirle. Hoy me dijo que se considera 'un cabro bueno, que no es mala gente, que lo ha pasado mal'. Como si todo eso le diera derecho a no decir la verdad, a no ser sincero. Y hacer sentir mal a los otros.
Pensar que para mi fue importante, me la jugué, hice lo que pude para que funcionara, y yo solo fui... ¿qué fui?. Después de lo que hemos conversado no fui nada.
Sólo alguien que insistía. Como se dice, que lo joteaba.
Un Abrazo

agosto 28, 2005

Campaña contra VIH III y por el respeto I


Besar no mata. La avaricia y la indiferencia lo hacen.

Si queremos un cambio comencemos por nosotros.
No se debe exigir tolerancia, sino que respeto.
Todos somos personas y la sexualidad es posterior.
Don't ask; don't answer.

agosto 27, 2005

Thomas y Tomás. Tomás Aquí-No

Ayer tuve que explicar a dos 'Tomaces' primero a Hobbes y luego al de Aquino. El primero siempre me ha parecido interesante su realismo me mata. El segundo me mata también, pero por lo aburridísimo y no me convence, pero hay que conocerlo.
Así que he decidido re-nombrarlo y llamarlo en adelante Tomás Aquí/No.

agosto 26, 2005

Seminario El Chile que viene.

Ayer participé en el seminario 'El Chile que viene IV' en el Centro de Estudios Públicos, aunque también es organizado por Expansiva. Esta era la cuarta versión, la primera fue en Harvard, la dos siguientes en Valle Nevado, como era de esperar a ninguna de las anteriores pude ir.
Ayer los panelistas eran Pablo Simonetti, Patricio Zapata, Jorge Barahona y Verónica Undurraga. Esta última seca, nada que decir. El conocimiento y las descripciones de la homosexualidad, sobre lo masculino y lo femenino, en verdad me sorprendieron, y eso que me considero, aunque después de escucharlos dudaría de clasificarme así, un liberal.
Si leen un post anterior conocerán mi postura sobre el matrimonio entre personas de un mismo sexo, como también sobre el derecho a adoptar de estos matrimonios. Mis ideas se fueron al suelo, o sea ¿qué les digo?.
Esa visión de los derechos que tiene el niño a criarse en un ambiente donde exista el hombre y la mujer, no pasa de ser una convención, un discurso. Claro, siempre y cuando niegue la validez del ius naturalismo.
Una de las cosas que me llamó mucho la atención, y que lo sostiene Pierre Bordieu es como se sienten los heterosexuales cuando son mirados por un hombre o un homosexual. Según este autor el heterosexual se siente como mujer, en tanto es objeto de deseo, ya no es él quien elije, sino que el elegido y quien selecciona es el otro. Deja de ser el sujeto para transformarse en objeto. esto daría luces para entender el rechazo que tienen ciertos heterosexuales hacia los homosexuales. En conclusión todo se identifica o diferencia desde lo masculino.
En verdad seguiría contándoles, pero el tiempo apremia.
Nos vemos
Un Abrazo
Claudio

agosto 25, 2005

Sexo seguro. No con la boca.


Hace un tiempo que me he propuesto, en virtud de otro bloggeriano, continuar con la campaña por el sexo seguro.
Y este me parece bastante cómico, hasta un poco presuntuoso. No digo que me identifique... digo porque no lo abro con la boca.
En fin...
Si vas a la guerra usa casco.

Un Abrazo.

agosto 24, 2005

De Civitas San Iago; ¿De Civitas Dei?

"Si fuera anticuario sólo me intersarían las cosas antiguas, pero soy historiador y también me interesa el presente". algo así era lo que le decía Henri Pirenne a Marc Bloch. Y este último lo reprodujo en "Apología de la Historia o el oficio del historiador". Este diálogo se dio mientras visitaban una ciudad europea. En verdad no recuerdo cuál era, ni estoy seguro que la frase sea textualemente la misma.

Ayer pasé por el barrio El Golf, aquél que destaca con grandes edificios con muros cortina, si no me equivoco así es el nombre. Barrio donde es posible encontrar varios Borja Huidobro -Club de la Unión, Banmédica, entre otros- quizás el arquitecto chileno de mayor renombre en la actualidad. Es ese barrio donde las grandes empresas ubican sus edificios corporativos, que en antaño estaban en el centro. Será parte de la cultura nacional, esto de los nuevos ricos, que cambian de barrio de inmediato. No lo digo en forma despectiva, sólo lo describo.

No debo mentir encuentro que El Golf tiene su encanto, enfrentarme a un lugar con tantas construcciones nuevas siempre me ha parecido atractivo. Lo mismo me pasaba cuando practicaba natación en Santa Rosa de las Condes, y tenía que cruzar todos los días el 'San-hattan', ese conjunto de edificios contruídos por Senerman. Qué mal que sigamos identificándos y mirando hacia afuera para encontrar quienes somos. Puede ser que nuestra identidad sea el querer ser lo que no somos, o bien dejar de ser lo que somos. Ya nos pasó, primero fue Francia, luego Inglaterra -hasta octubre de 1997- y desde mediados del s XX Estados Unidos.

Bueno, la cosa es que ayer pasaba por el Golf, y me enfrenté a la demolición de lo que era el Club de la Unión, una casona de estilo francés, debe ser de principios del siglo XX, con grandes columnas, todo un estilo que se imponía. En las paredes se encontraban unos rayados que reclamaban contra tal atrocidad, en algunos se leía: cómo no se respeta la ciudad, su patrimonio, sus raíces, cómo se tiraba -literalmente- al suelo parte de nuestra historia, cómo se olvidaba el barrio El Golf, entre otros.

También refleja algo de nuestra frágil memoria, cómo insistimo en mirar el futuro sin saber que hemos sido, sin reconocernos en un pasado, sino que en la construcción de un futuro que se forma en pies de barros.

Ya había pasado algo con la casona que ocupaba la embajada o residencia de Rusia, justo al frente. Hace un tiempo se reclamó por la demolición de una casa en el Barrio Lastarria, aunque en esa ocasión pudo ser detenida, lo mismo pasa con la fachada que queda de lo que fueron las oficinas de 'El Mercurio' al lado del Palacio de Tribunales. Y así, la cosa suma y sigue.

Quiero que se me entienda bien, no se trata de mantener todo, sino que aquéllas que implican algo, que tienen un valor artístico, que su construcción fue un símbolo y que su riqueza arquitectónica la hace merecedora de ser resguardada.
Es finalmente una forma de respeto hacia nuestros ancestros, hacia nuestro pasado, hacia lo que somos, sí, ello también es presente.



De Civitas San Iago; ¿De Civitas Dei?

PD: Después les cuento de Santiago como Jaula, y sobre los graffitis en Santiago.

agosto 22, 2005

A propósito de cadenas y la amistad.

Es común que me lleguen correos de amigos con las infaltables presentaciones de power point, cadenas, frases de buena voluntad, algunas bien cliché, para que estamos con cosas, esas como 'tú eres un buen amigo', 'te quiero', etcétera.
Si bien la unión de letras y posteriormente de esas palabras, a veces consiguen emocionarme, luego pienso. ¡A la mierda!.
¿Por qué?
Si se dice amigo/a, y lo que es peor, buen amigo, incluso 'el mejor'. ¿Por qué lo envía a 20 o más personas?. Está bien, acepto que puede ser muy sociable y tener muchos amigos, onda Roberto Carlos. Pero si se precia de que el otro es un buen amigo, al menos debería tomarse unos minutos para dedicarle a 'su amigo' algo más o menos decente, y evitar que éste no se sienta como uno entre varios. Eso puede ser perjudicial. Denota escasa preocupación, poco detalle y un reducido respeto hacia el otro/a. Qué mal que 'un' amigo sea lo mismo que 'varios amigos'.
Muchas veces nos han dicho, la amistad es como una flor, hay que cuidarla, regarla, acompañarla, etcétera. No las reguemos con un sistema automático -entiéndase cc/ccb-, sino que manualmente, día a día, con tal que seamos nosotros quienes conozcamos las hojas de esa flor -nuestra amistad-.
Enviarlo con el nombre, pequeña pesonalización, ya marca algo, no es casual el nombre, es como nos llamamos, es nuestra identidad, o al menos, parte de ella.
Con ello ya marcaríamos una gran diferencia, y esa cadena dejaría de ser una más, e incluso puede ser recordada. Se transforma en algo como aquellos recuerdos que son únicos, hechos a mano, trabajados por nuestros amigos, esos que valen su significado, que nos rememoran el momento en que nos fue entregado, nos incluye un viaje en el tiempo, o un viaje del tiempo. Yendo nosotros a ese momento, o trayendo ese momento al presente.
Es decir pierde una sílaba dejando de ser in-significante, para ser significante en nuestras vida. Como deberían ser nuestros amigos/as.

agosto 21, 2005

Blogosfera

Si bien este blog lo creé hace varios meses, no había tenido la ocasión de revisar otros, ni escribir mucho en este. Las dos últimas semanas han sido diferentes, he revisado y leído blogs de otras personas, algunos de los cuales me han parecido muy entretenidas, otros muy íntimos, otros cómicas y nunca faltan las que uno desea dejar de inmediato. Es esa nueva forma de conocernos, o mejor, de darnos a conocer, es una forma de conversar con personas que tal vez nunca conoceremos en persona, salvo por lo que le leemos o les escribimos.
También tienen algo adictivo, muchas veces entro aquí con la sola idea de estar no más de 10 minutos, sin embargo, no me coy cuenta como pasan los minutos y cuando veo la hora, ya son las 2 o 3 am. Y el estudio ha quedado postergado, again. Espero que hoy no sea así.
Un abrazo

agosto 19, 2005

Harry Potter y el obispo.

Me resultó muy curioso las declaraciones del obispo de Villarrica llamando a no leer Harry Potter, puesto que incentivaba la brujería. ¿Puesta en práctica del Index?. Aún existe, para quienes pensaban que se había eliminado. Yo que estudio en la UC, por ejemplo, no podría leer 'El Príncipe' de Maquiavelo, la Iglesia lo prohíbe.
Pero más que ello lo que me llamó profundamente la atención fue su respuesta cuando le preguntaron si lo había leído. No. No lo había leído. Entonces ¿cómo opina?; ¿con qué autoridad emite declaraciones sobre lo que no conoce, sobre lo que no ha leído.?
Actitud que no es ajena a nuestra realidad, recuerdo que una primera dama dijo que la biografía de su suegro le parecía pésima. A pesar de que en ese momento no estaba publicada, ergo, no podía haberla leído.
En fin, así es Chile, así somos.

agosto 15, 2005

¿Asistirá gente cuando suceda?

Hace unos día leí en un diario que existía un sitio donde habían unas postales un poco truculentas, frases con una doble lectura tétrica. Debo reconocer que no soy una persona muy creativa, pero el placer de eso oscuro, algo prohibido, no permitido decirlo en voz alta. Me invitó a crear una frase para una postal.
No recuerdo el sitio web. pero ustedes de seguro lo hallarán.
Mi frase es la siguiente...


¿Asistirá gente cuando suceda?


¿Qué tal?

Recordamos para no olvidar que queremos olvidar.

No sé quién debe hacerlo, si los otros o yo. Temo ser reiterativo para quienes han leído algún post anterior. Será porque estudié Historia que pienso que ésta debiera enseñarnos más de lo que realmente nos enseña, si es que obtenemos algún conocimiento útil para el presente. A ratos pienso que sólo es un placer intelectual.
Ya me lo había dicho un sabio amigo, muchas frases son sólo un decir protocolar, frases que siempre se dicen. Frases que dicen todo lo contrario de lo que dicen.
Yo también lo pensé y manifesté cuando la oí. Pero debido a mi incontrolable optimismo, o quizás se deba mi insuperable testarudez, no lo sé. Lo hice, sabía que no era lo mejor, también sabía que podría ser doloroso. Era hacerme un pequeño daño gratuita y voluntariamente, pero daño al fin.
Cuántas veces dije, una a lo más dos veces. Pero tuve que crear una tercera vez.
Al menos me reconoció, supongo que no estoy en su agenda, es más estoy convencido de aquéllo. No lo llamé de mi celular, no tenía saldo.
Bueno, yo tampoco estaba seguro de con quien hablaba, sólo un rato después lo confirmé.
Ya no sé, creo que optaré por el olvido, eso también es parte de la memoria. No recordamos todo, no podemos hacerlo, somos limitados. Sólo que a veces el olvido, ese ejercicio que a ratos no queremos tener, porque, ¡sorpresa! olvidé algo que era importante. Y a veces añoramos y deseamos hacerlo con urgencia, no podemos hacerlo. Será porque mientras tratamos de olvidar, sólo hacemos lo contrario, recordamos aquello que queremos olvidar, para no olvidar que queremos olvidarlo.
Es curioso, pero los dos intentos fallidos han quedado en querer olvidarlos, y no he hecho más que sacarlos de la agenda y dejarlos en otra.
Quién sabe... será por algo que no puedo olvidarlos, será y creo que es porque son recuerdos significativos, al menos para mí. No siempre hay reciprocidad.

¿Me recuerdas?
¿Te recuerdo?

agosto 07, 2005

Dos maneras de sexo seguro.

Ciclovía

Hoy invitado por un amigo fui a al sector del Museo de Bellas Artes, me fui en bicicleta para ahorrar, -en este tiempo es necesario hacerlo-, y por mi calidad de ex-furioso ciclista. La ruta escogida para llegar fue directa, sin pasar por ninguna ciclovía.
Nos juntamos en la entrada al MNBA, para ingresar había una larga fila, no sé si era porque era domingo y había entrada liberada, o porque era el último día de la exposición de Rodin. Si fue por lo segundo, lamentable que acostumbremos a dejar las cosas para el último día.
Luego de reunirnos dimos unas vueltas hasta hallar un café un poco más desocupado. Raro, pero no fui a ninguno de José Miguel de la Barra, sino que uno que está en Monjitas. Conversamos nos reímos y bueno tenía que regresar a casa, y para ello escogí una nueva ruta. Esta vez el objetivo fue conocer la ciclovía de Alameda, la cual fue tantas veces postergada, una y otra vez.
La recorrí entre el Palacio de La Moneda y Las Rejas, en general está muy buena, a pesar de que a veces uno no sabe si tiene que tomar hacia la izquierda o derecha, lugares sin iluminación, pero en general es buena, tiene algo que es muy positivo, la tranquilidad de que no te van a atropellar, o chocar, puesto que nuestros choferes no son las personas más cuidadosas con los ciclistas.
Así que tomémonos las ciclovías, y a pedalear, es un buen medio para ahorrar, cuidar el corazón y quienes tienen auto pueden ayudar a descontaminar.

A pedalear
que el mundo se va a acabar.

Suenan similar, pero no son lo mismo.

e-a/fectivo

agosto 03, 2005

Días.

Hubiese preferido que fuera crecimiento, en vez de una forma de huir.