octubre 16, 2006

Desfasado. 5/10/2006

Mientras cocinaba, el computador, que es mi equipo musical, tocaba el “Himno del No”, ese que nos prometía que la alegría vendría, y que la democracia sería el camino para alcanzarla. 18 años después podemos preguntarnos cuán democráticos y alegres somos.

La cosa es otra, desde que llegué a Francia los personajes chilenos más conocidos por lejos son dos: primero Pinochet, quien arrasa, y luego Allende. Si bien ambos gobiernos fueron erráticos, el primero sí se las mandó. Como dicen por ahí el segundo fue responsable de errores, pero el primero de horrores. Y que recién, y tímidamente, algunos personeros de derecha condenan, aunque no lo sé si por estrategia política o porque de verdad lo sientan así. Lo que si es cierto es que se sabía, y muchos no creyeron y otros hicieron vista gorda.

Aquí la imagen de Pinochet es malísima -como si pudiera no serlo-, siempre me preguntan sobre él, el golpe, cosa de la cual ya estoy un poco aburrido. Chile es más que “la vía chilena al socialismo” y la dictadura. Pero también somos lo que hemos sido, y por ello me llama la atención la poca importancia que se le da al 5 de octubre. Como dijo Carlos Peña la derecha no puede menos que sonrojarse esa fecha, y Bachelet no hizo sino que aprovechar la fecha para ordenar a la DC tras de ella en un eventual voto a favor de Venezuela para el Consejo de la ONU. Como si de nosotros dependiera el futuro de Venezuela, además como lo sostiene Fermandois, a veces hay que tomarse en serio la “realpolitik”, votar por Venezuela es lo mejor para Chile. Guatemala no tiene como ganar, y EE.UU. no va tomar represalias contra Chile.

Más que sonrojarse, la Derecha podría embarcarse y jugársela y comprometerse fuertemente con la democracia, y la Concertación, hacer de esa fecha algo así como el día de la Democracia. Hace unas semanas participé de los “Quartiers Libres” de Montpellier, tres días en los cuales hubo obras de teatro gratis, conciertos en las calles, cines libres, los músicos se tomaron las calles, poesía, etcétera. Fácil 150 actividades para tres días. Si hiciéramos algo así, el 5 de octubre sería una fiesta de unión, más que de desunión como lo fue el 11 de septiembre de hace 33 años.

Yo, por suerte, no me sonrojo, sino que me alegro del 5 de octubre, y recuerdo mis marchas, y las aglomeraciones reclamando democracia. Y no es sino ese hecho el que me llevó a estudiar Ciencia Política.

Un abrazo,
Yo, Claudio.

octubre 05, 2006

Llameme Licenciado!! II

Hace una semana recibi un correo electronico de Chile, en el cual mi profesor decia: Yo, Claudio ha aprobado de manera satisfactoria su tesis. Es decir ahora me pueden llamar licenciado, again.

También recibi una carta de mi madre, en la cual ella se sentia alegre por mi, por mi estadia., por mis logros, si bien me extrana, tal como yo a ella. Veia en este viaje una oportunidad para crecer, y en una de esas aprender algo mas. Recordo mis suenos de pequeno, mis canciones y promesas hacia ella. Me acuerdo que cuando tenia alrededor de 8 anos me gustaban las canciones del entonces Pedrito Fernandez, y yo siempre le cantaba una a mi madre, esa que decia que iba a ser licenciado, o sea abogado. No quise serlo cuando grande, pero si soy licenciado, y por partida doble y con algunas distinciones.

Como lo dije en un post anterior, y como se lo indique a mi madre, soy lo que soy en parte importante a lo que ellos me ensenaron, a sus noches de trabajo, a sus esfuerzos por ensenarme a leer, a hablar, a sus cuidados, y cuantas cosas mas. Y tambien a mis esfuerzos, no muchos porque soy re flojo.

Lamento estar lejos de mis padres para poder decirles que cumpli, celebrar junto a ellos mi licenciatura. Despues de varios anos de estudio, estar solo, aunque junto a personas que recien conoces, no sienten la misma alegria, no hay emociones cuando les dices: Me licencie, termine mis estudios. Solo me queda celebrar conmigo, pensar en lo que hecho y tomarme un trago en el bar de la esquina. Y pensar en la alegria que sentiran mis padres cuando les diga que soy licenciado, tal como se los prometi a los 8 anos.

Gracias Papas!!

Un abrazo,
Yo, claudio.