noviembre 15, 2008

Rumor.


Miente, miente que algo queda.


Hay varios sentimientos que se entremezclan en mí, por un lado la rabia. Rabia de que hayas creído de que hubiese sido capaz de hacerte daño, ya te lo dije, eso jamás se me pasó por la mente, no me hubiese atrevido a hacerlo, pero ¿cómo pudiste creerlo?, ¿por qué no me preguntaste nada? En fin, la rabia es hacia ti.
También hay dolor, ya que estaba súper bien contigo, fueron momentos muy felices los que compartí, todas las cosas que hice las recuerdo, me emocionan, aunque cada día menos. Pero el dolor está porque justo cuando estábamos tan bien aparece esas personas que no soportan ver felices a los otros y comienzan a hacer todo para que la felicidad de otros se llene de su tenebrosidad, de su oscuridad.
¿Por qué justo cuando me sentía bien aparecieron personas para destruir todo?
¿Por qué no me preguntaste nada?
¿Por qué hay personas que sólo se preocupan de hacer daño?
¿Por qué creíste?
¿Por qué me abandonaste sin preguntármelo?
¿por que...?


Yo, Claudio.