enero 04, 2008

Lagos Weber y Velasco.

Belisario Velasco ha dejado el Ministerio del Interior indicando que había presentado su renuncia indeclinable a la presidenta Bachelet, quien no hizo declaración alguna sobre esta salida. Lo cual contrasta con la salida de Lagos Weber, quien creo, tuvo un peor desempeño que Velasco. Pero la diferencia radica en que uno es 'hijo de', hijo de justamente quien una vez que su hijo dejó el cargo reapareció públicamente dando entrevistas a todos los medios posibles.

Bachelet no puede tener al país sin el ministro del interior, cómo es posible que no haya previsto esta eventual salida, que todos los medios comunicaban abiertamente, sin duda que Bachelet se 'pisa la cola', pues el año pasado en el famoso 'cartillazo' le dijo a sus ministros que previeran situaciones, y por lo que vemos no previó la salida de Velasco, pues no nombró de manera inmediata, ni aprovechó la ocasión para realizar el tan esperado cambio de gabinete, y de este modo evitar una salida poco digna de Velasco.

Parece que este segundo tiempo del gobierno no se ve muy generoso en buena gobernabilidad y mejoramiento en la capacidad política de Bachelet. Quizás ya podemos usar la cultura popular, indicando que 'las segundas partes nunca son buenas', así est segunda etapa del gobierno no se augura mejor, sino que por el contrario, peor.

Ya lo había dicho antes, con Bachelet en la presidencia debiéramos avanzar hacia un régimen parlamentario, al menos virtual, porque políticamente no es una opción viable, por el momento espero. Por qué virtual, ya que Bachelet debiera delegar gran parte del poder en un ministro del interior capaz de armar un buen gabinete, y Bachelet dedicarse a trazar líneas de gobierno. Así se evitarían diferencias que no pueden repetirse como el caso Codelco, donde una posición era defendida por el Ministro de Hacienda y una dieferente por el del Trabajo, y no se puede judicializar una diferencia política, ya que eso nos recuerda el gobierno de Allende, incluso sería de manera más grave.

Espero equivocarme, sin embargo, no creo que el manejo de Bachelet mejore, ya no aprendió durante el bienio 2006/7 y difícilmente lo hará para el 2008/9.

Yo, Claudio.