abril 24, 2006

Yo, Claudio ¿actor porno?

Cuado estaba en el colegio quería estudiar actuación y ser famoso, como esa canción de los miserables que se llama: Yo quiero ser artista. La cual decía algo: Yo quiero ser artista y ganar millones vivir en Providencia y salir en Extra-jóvenes. Lo cual claramente no conseguí, aunque algo hubo, pero sin fama, ni millones, ni cambio a Providencia. Concursé en un programa de Ivette Vergara, no en 'Hugo' por si acaso, y como era de esperar gané, no plata sino que una radio reloj, que aún utilizo. Pero no sólo eso, también trabajé como extra en 'Sucupira', en 'Eclipse de Luna' y en 'Adrenalina'. En esta última era estudiante del Warrington o Wellington College, y creo que aún tengo la insignia y la corbata del colegio.

Bueno un día mientras estaba en recreo en el Warrington College me puse a conversar con un 'compañero', quien vivía por casualidad a pocas cuadras de mi casa, pero que nunca nos habíamos visto ni tampoco nos volvimos a encontrar. A su vez era amigo de mi amor platónico de infancia. La cosa es que mientras conversábamos me contaba de dónde conseguir nuevos trabajos, un poco más rentables y quizás ser seleccionado para participar en algo bueno, o sea ser actor. Me contó que trabajaba en una productora donde se ganaba buena plata, me dioel número de teléfono, después de eso nos despedimos y nunca más nos volvimos a ver.

Guardé el número varios días hasta que me decidí y llamé a la productora, el teléfono me daba tono, pero nadie contestaba, volví a llamar, y me contestó una señora, a la cual le consulté por la productora, me indicó que ya no estaba. En ese momento pensé que debí haber llamado apenas me entregó el número. Entonces le pregunté a la señora si sabía cómo poder contactarme con la productora, me respondió que no, pues había llegado Policía de Investigaciones debido a que se dedicaban a realizar películas pornos. Ups!!

Se imaginan a mí siendo una estrella del porno criollo. Ya muchos conocerían mis partes más privadas, que por cierto serían muy públicas. Y como saben, hubiese sido la motivación de alguna pareja, o de un individuo, o incluso la fantasía sexual de alguien. Es más hasta podría filmar un video con Miguel Bosé…

¿Quién sabe? Igual hay curiosidad por ese 'oficio'. ¿Cómo será ser actor porno?

Me pregunto: ¿qué será de mi compañero del Warrignton College?, ¿habrá participado como actor porno? ¿o sólo era algo así como un caza estrellas?. No lo sé, ya ni siquiera sé de mi amor platónico, y menos de mi 'compañero'.

¿Quieres ser actor del porno?

Un abrazo.

abril 12, 2006

Derechos Humanos y UDI.

La derecha siempre ha acusado a la Concertación de apropiarse de los Derechos Humanos. En general la derecha ha mirado con desdén a esos 'rojos', 'comunachos' que hablan de supuestos detenidos desaparecidos, de supuestos exilios. Todo es una invención de un grupo de fanáticos.

Ya han pasado 15 años del asesinato de Jaime Guzmán, el fundador de la UDI. En el acto rememoratorio, Jovino Novoa, a la sazón presidente de la UDI, afirmó que no quería un 'Punto Final' en este caso, ¿ha existido en algún momento voluntad de hacerlo?. Recordemos que los asesinos escaparon en diciembre de 1996 de la cárcel. Es decir, se sabe quienes fueron, y están condenados, pero huyeron y se encuentran con asilo político en Suiza y Argentina.

¿Alguna vez algún político de la Concertación ha negado la existencia de este asesinato? Como sí lo hicieron muchos políticos de derecha con los detenidos desaparecidos. ¿Alguna vez algún político de derecha ha dispuesto de operativos especiales para investigar los detenidos desaparecidos como sí lo hizo la Concertación para clarificar el asesinato de Jaime Guzmán? No.

La derecha quiere apropiarse de los derechos humanos para hacer un uso incorrecto, arbitrario e injusto de éstos. Pues sólo los usarán, como lo han hecho hasta hoy, para los casos que les son beneficiosos y que no los perjudica. Pero no con la objetividad que se requiere y es necesaria. Pues, de seguro argumentarán los derechos humanos para investigar el asesinato de Jaime Guzmán, pero no para encausar a los militares, a los ministros de Pinochet y a éste mismo. Y ni pensar en citar a declarar a Cardemil, o a Jovino Novoa, y ni se les ocurra meterse con Sergio Fernández. Porque ahí sí que hay y debe haber punto final.

Por último, la derecha rechazó el ascenso del juez Carlos Cerda a la Corte Suprema bajo una excusa burda y barata: sus calificaciones. Las cuales fueron bajas, ¿saben por qué?. Porque se atrevió a investigar las violaciones a los derechos humanos que hubo bajo el periodo oscuro de la historia de Chile. Y fue la misma Corte Suprema que nunca se atrevió a investigar, la que castigó a un juez que actuó apegado a derecho, a derecho internacional y derechos humanos poniéndole bajas notas y dejándolo al borde de su expulsión del Poder Judicial.

Ojalá todos los jueces tuvieran las mismas calificaciones que el juez Carlos Cerda.

Hasta cuándo la derecha abusa de los derechos humanos para su beneficio!!

Coherencia, ¿será mucho pedir?

Un abrazo.

abril 05, 2006

Resiliencia.

Esta palabra fue recogida por la psicología desde la ingeniería. En ésta hace referencia a la capacidad de los metales para regresar a un estado anterior, en cambio, la psicología lo utiliza para denominar la capacidad de recuperarse de situaciones adversas.

Cuando trabajé en algunas fundaciones con niños en riesgo social poníamos énfasis en un mayor desarrollo de la resiliencia, la idea era que ellos pudieran superar la adversidad y salir adelante. No es mi intención referirme a ese voluntariado, sino que a la resiliencia en mí. Estos días no ha sido muy buenos, o al menos no me he sentido muy bien. El estado que ha predominado es una mezcla de hastío, melancolía y pena.

Hastío por todo, ganas de no saber de nada ni de nadie, sino que sólo querer existir, sin percibir ni ser percibido. Melancolía por la soledad, querer estar con alguien, me siento con ganas de querer, con ganas de estar con una persona especial, a quien abrazar, a quien acompañar, quien me abrace cuando me sienta como estoy ahora, sin decirnos nada, sólo que me acoja, que el diálogo sea únicamente físico, que estemos acostaditos sientiéndonos, animándonos de ese modo, eso quiero. Y eso quería el sábado cuando me sentía mal, cuando extrañaba, cuando me sentía torpe, estúpidamente estúpido, así que finalmente hice justamente aquello que un amigo me dijo que nunca hiciera: llorar escondido en los rincones, con la espera de que alguien me abrazar, que me escuchara, que estuviera ahí, sólo eso.

Pena también porque se vienen 'duelos', cierres y ya empecé algunos. La semana pasada le dije a Matías que ya era tiempo de terminar, sé que eso puede durar unos meses y en septiembre me voy por un tiempo, por ello es mejor hacerlo ahora. Fue una buena experiencia, aprendí bastante, fueron largas conversaciones, sentimientos por montones, fue especial. Aún recuerdo esos momentos en los que le confesé mis secretos más íntimos, y sólo me escuchaba. Cuántas veces he recurrido a esas conversaciones, muchas, sin duda.

Pero finalmente me digo, ¿si no me doy ánimo yo, quién me lo va dar?. La vida sigue, y hay que ponerle no nos queda otra. Lo menos que quiero es que esos sentimientos me ganen que me sienta vencido por ellos. Y pienso en lo que le decía a los niños, que ellos podían hacer lo que quisieran si se lo proponían, que todo depende de la voluntad de uno, si ustedes quieren van a lograr todo. Todo está en ustedes. Ahora todo depende de mí, de querer, de querer estar mejor. Hoy quiero estar mejor, y lo voy a estar.

Un abrazo.