noviembre 01, 2007

Gandhismo.

Todos conocemos a Gandhi, 1869-1948. Fue el líder de la liberación de la India, cuando ésta pertenecía a Inglaterra. La independencia la consiguió a través no de los medios tradicionales que uno podría suponer, como lo son la guerra, el enfrentamiento armado, sino que por medio de una manera pacífica, utilizó las huelgas de manos caídas, de hambre y otras. Pero no el conflicto armado.

En ese sentido, siempre ha sido proclamado como un ejemplo a seguir, de como conseguir ciertos objetivos sin que ello signifiqué costos que sean vidas humanas. Esa resistencia pacífica, fue su gran logro, la transformación de la guerra.

Hace unas semanas se realizó la Marcha del Orgullo Gay, y la próxima será la Gay Parade. Ellas podrían enmarcarse dentro de esa reistencia pacífica. Si bien no tienen objetivos claros cuando se realizan, imagino que sus organizadores van más allá de la sola idea de salir del clóset a la calle. al menos, cuando he visto los noticiarios no dicen nada al respecto de los proyectos de leyes de discrimanación, Pacto de Unión Civil, y menos de matrimonio o adopción.

Creo, como lo dije en el párrafo anterior, que ambos pueden formar parte de la misma caracterización, resistencia pacífica. Sin embargo, a la segunda le hace falta contenido, claridad en sus objetivos. Si cada una de estas marchas tuviera un lema, presentara un discurso fuerte, y la marcha no sólo sea 'el' acto, sino que el último, el más visible. Pero que además hubiera seminarios, mesas redondas, participación de intelectuales, etc. De seguro, ese objetivo que es el término de la discriminación hacia las minorías sexuales tendría un avance distinto.

Ahí es donde está la diferencia. Por ejemplo con la 'Revolución Pingüina', éstos tenían clarito lo que querían, mejor calidad de la educación, gratuidad de PSU y otras. Y lo dijeron así de clarito, si los movimientos de minorías sexuales fueran así de explícito su discurso calaría hondo, no hace falta que expulsen a dos carabineros. Sino saber lo que se quiere y convocar a ello, y expandir la invitación a todos quienes quieran terminar con la discriminación.