noviembre 23, 2006

Y... Me voy!!!


A Webiar un poco a Barcelona...

Hasta pronto!!!
A Bientôt!!

noviembre 17, 2006

Chile y Francia

Una de las primeras cosas que hice cuando llegué a Francia fue ir a una huelga, quizás con la esperanza de revivir y sentir el espíritu de las manifestaciones contra el Contrato de Primer Empleo (CPE), aquellas que terminaron con la carrera política de Dominique de Villepin.

Mientras me manifestaba apoyando a los huelguistas, a saber los profesores, le pedí a unos japoneses que me tomaran una foto, en la cual aparezco en primera fila con un cartel que dice “Por el servicio público”. Esto porque actualmente se discute el tamaño del Estado y el rol que debe desempeñar, y la educación, según la derecha, debe ser descentralizada y autónoma en sus establecimientos; se parece a Chile, ¿no?.

Los huelguistas me preguntaron de qué país venía, respondí que de Chile, entonces la reacción automática fue un grito de “El pueblo unido jamás será vencido”, y yo rememoré a Parra con su “derechas e izquierdas unidas jamás serán vencidas”. Ahora no sé si “el pueblo unido” es chileno o no. Lo que si es cierto es que en ese momento me sentí re bien, y recordé mis andanzas de pequeño, cuando tenía 7 y 8 años y gritaba eso mismo más otras como: “Y va caer, y va caer”; “Si vas para Lo Curro…”; y también la campaña a senador de Ricardo Lagos, cuando pasó por afuera de mi casa y le pedí un autógrafo, el cual obviamente perdí. Pero no importa,de todas formas puedo decir que conocí y saludé a Lagos hace más de 15 años. Y que después aparecí en un periódico junto a él, pero ahora en su victoriosa campaña presidencial.

En esas dos manifestaciones es posible sentir y palpar una diferencia anímica importante. Aquí se lucha por mantener el sueño del Frente Popular de 1936, sean de derecha o de izquierda los políticos lo reformarán. Mientras que en Chile, la política es de esperanza, sea el candidato de derecha o izquierda, ofrece algo mejor. Siento que aquí se cuida un sueño, mientras que en Chile se construye uno, será porque tuvimos una larga pesadilla.

Un abrazo,
Yo, Claudio.

noviembre 13, 2006

Talca, Paris y Londres.

Recuerdo que antes de partir de Chile, algunos amigos me invitaron a cenar, ¡gracias! a quienes lo hicieron, y a los que no lo hicieron, ni me llamaron para despedirse, les digo que no los recibiré, jajajaja….

La cosa es que en una de esas ocasiones a uno de ellos le decía: tengo unas ganas increíbles de carretear, de conocer gente, de hacerme bolsa, de hacer todas esas cosas que no he hecho, -¿las hay?-, en fin llevar la vida loca. Bueno, como se imaginan no lo he hecho, estoy en un lugar precioso, con un departamento gigante, más grande que la casa de mis papás en Santiago, con vista al Mediterráneo, a dos cuadras de la playa, con gente increíble. Esto me hace recordar que un blogger cuando fue a mi casa dijo que no habían edificios, y no es porque vivía en Lo Barnechea o Santa María de Manquehue, o sea nada más lejos, lo digo en su doble sentido, metafórico y geográfico, o sea me demoro menos en llegar a Paris desde aquí, que de la casa de mis papás esos barrios. Bueno, hay de todo salvo jóvenes, excepto yo…

Lo cual no es malo, como dicen: los tontos se aburren, así que hago lo imposible por no aburrirme, pero igual sigo siendo tonto. Hay días que son depresivos, el tiempo de vacaciones, esos días… ufff… terribles, extrañando a mi sobrinita, que cuando la llamo me recita poesías, y bueno, a su mascota le puso “cayo”, ¿me habrá reemplazado por un perro?.... más linda ella, le mando un abrazo inmenso. Y por estos días nacerá mi nueva sobrina, la Francisca, será el primer parto que me pierdo. A mis viejos, ahí cuando hablo con ellos, se recuerdan harto, al igual que los hermanos, y los amigos. Los cafés en el “gaytown”, las salidas a bailar, y las simples juntas.

Mandarse a cambiar y cortar el cordón con tu país no es fácil, o sea para mí lo fue, llegué y me subí al avión, pero ese corte radical en sí no lo es. Porque no es que pueda ir a la casa de mis papás en cualquier momento, son 1.300 euros, y 20 horas de viaje. O sea, chuli, no!* Lo importante es que re bueno hacerlo, uno aprende de los bajones, a recurrir a uno mismo en esos momentos; como lo conversaba con Pablillous, cuando estuvimos en Londres, no hay como expresar tus sentimientos en tu idioma, como encontrarte con alguien con quien sientas confianza y largarte a hablar.

También hay que aprender a entender otra cultura, otros horarios. Tratar de comprender las relaciones humanas, como son las amistades, como se valora el hogar, la casa, ese espacio que para algunos es tan privado. Es un juego de desafío comprender y descifrar esos códigos que para uno son tan claros, pero para un extranjero no. Estoy en ese proceso de aprendizaje, de adentrarme en su cultura, algunos días preguntándome quien chucha me mando a meterme aquí, pero también agradeciendo la oportunidad de estar aquí, y en Talca, Paris y Londres.

Un abrazo,
Yo, Claudio.

*Extrema libertad del autor, con la respectiva autorización, -a regañadientes- del editor y corrector ortográfico y de estilo de este espacio. Para este caso, la misma persona, es decir, Yo, Claudio.

noviembre 10, 2006

Nuevamente corrupción en Chile.

Hace unos días en La Tercera leí una columna de José Antonio Viera Gallo en la cual cuestionaba la falta de espíritu Concertacionista o de unión a ésta. Pero hay algo que va más allá, pues esa crítica me parece un tanto “corporativista”. Lo que hace falta es una ética pública, un verdadero compromiso con el servicio público y con la transparencia.

Esto lo digo por el nuevo escándalo de “corrupción democrática” en Chile*. Y no es sino el paladín de la fiscalización el acusado, será por eso que los psicólogos dicen que hacemos con mayor frecuencia aquello que más nos molesta de los otros.

El punto es que de este escándalo se cuelga Fernando Flores para saldar ciertas cuentas pendientes, la Presidenta sólo ha dicho: “caiga quien caiga”, copiando a Ricardo Lagos, sin siquiera hacer la corrección gramatical hacia el “cayere quien cayere”. Lo cual es una muestra de la falta de aprendizaje del conglomerado político. Pues suponen que con la promulgación de una ley van a solucionar la corrupción, que está mucho más extendido de lo que suponemos. Insisto lo que hace falta es una ética, no una nueva ley.

Siento que Bachelet no tiene el coraje suficiente para tomar la sartén por el mango, y dar una solución real y a largo plazo. Esto, a pesar de que tiene las herramientas para hacerlo, y si lo hiciera podría ser recordada como una presidenta que cambió la forma de hacer política, pero no se atreve. Si es por un resguardar un espíritu concertacionista, lo único que hace es dañar la democracia. Y por último estaría haciendo una pésima jugada política, pues las diferencias al interior de la Concertación son cada vez mayores, y no creo que el 2009 presente un candidato único, ni que exista como conglomerado.

Espero que Bachelet se comprometa con la transparencia, que adelante los concursos públicos para el aparato estatal, y que se le den más atribuciones a la Contraloría General de la República.

Yo, Claudio.

*Lo de democrático lo digo porque supongo que es únicamente para financiar campañas políticas, y no hay enriquecimiento ilícito de por medio. Aunque tampoco se justifica, ya que existe financiamiento público de las capañas.

PS: Acá estudia el hermano de Guido Girardi.